93 352 28 03 info@pmandianes.com

Las tarimas flotantes se han convertido últimamente en una opción a tener muy en cuenta para decorar cualquier suelo de nuestra habitación, salón o dormitorio. Sobre todo si algunos de estos sufre todo tipo de imperfecciones estéticas como grietas y humedades que suelen aparecer por el mero paso del tiempo ¿Te encuentras en una situación así? Si estamos en lo correcto, te recomendamos encarecidamente que te decantes por este tipo de superficie que cada vez tiene más adeptos alrededor del mundo y que tiene las siguientes características:

No será necesario retirar el pavimento previo

La instalación de las tarimas flotantes es una de las más fáciles y sencillas que vas a poder encontrar en el mercado. ¿La razón? Pues porque no será necesario retirar el suelo anterior a la hora de instalar nuestra nueva tarima. Tan solo tendremos que asegurarnos que la capa de espuma,  corcho, cartón o caucho que hayamos elegido  esté bien extendida a lo largo de toda la superficie para así evitar imperfecciones e irregularidades en todo nuestro suelo.

Evita que se produzcan ruidos molestos

Las tarimas flotantes también poseen unas buenas propiedades acústicas que evitarán que se produzcan todo tipo de ruidos molestos que suelen aparecer por cualquier impacto o por el mero simple roce de zapatos y tacones. En un suelo convencional, cualquier ruido se puede extender a todos los habitáculos de la casa de una manera realmente molesta. Aunque este problema no lo tendremos con las tarimas flotantes si conseguimos una buena instalación, ya que muchos de sus materiales pueden “amortiguar” cualquier ruido de manera realmente efectiva.

Principales tipos de tarimas flotantes

Ahora que ya conocéis algunas de las características  principales de las tarimas flotantes, a continuación os hablaremos de los distintos tipos de existen para que así sepáis muy bien diferenciarlas:

  • Tarima flotante laminada. Esta se suele componer de distintas capas hechas con una gran variedad de materiales. Aunque la última de ellas suele estar compuesta por elementos sintéticos como la resina de melanina que se suele rematar una imagen de lo más decorativa.
  • Tarima flotante de madera multicapa. La base se compone por un elemento “estabilizador” y a partir de ahí (como bien su nombre indica) se suelen añadir dos o más capas de madera de lo más resistente.
  • Tarima maciza. Estas suelen estar compuestas por láminas de madera maciza que suelen superar los 2 cm de grosor. Aunque el acabado es realmente elegante, después necesitan de un mantenimiento más específico que se tiene que hacer a través de lijas y barnizados cada cierto tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR