93 352 28 03 info@pmandianes.com

Muchas veces el resultado que deja el pulido de cualquier suelo no es suficiente. Hay que ir un paso más allá para que este vuelva a tener un aspecto de lo más renovado y reluciente. ¿Y cómo se puede conseguir este resultado? Pues a través del abrillantado de suelos, una técnica que cada vez tiene más adeptos y que describiremos a continuación

En primer lugar, hay que decir que este procedimiento se usa sobre todo en superficies hechas con mármol, terrazo o suelos calcáreos en general que con el paso de los años han perdido ese brillo que tanto les caracteriza.

Proceso para el abrillantado en un suelo

Si deseamos recuperarlo, habrá que pasar primero una máquina rotativa que es capaz de abrillantar toda la zona gracias a su extremo de lana con puntas de acero. En esta parte se debe extender producto químico muy específico y que tiene como único objetivo “cristalizar” toda la zona afectada.

A través de este primer proceso, se consigue que todas las sales minerales que contiene el producto se cristalicen y esparzan por completo, consiguiendo así un acabo mucho más limpio, visual y sobre todo elegante.

El mantenimiento tras el abrillantado es muy sencillo

Otro de los aspectos positivos a la hora de abrillantar el suelo, es que apenas necesita de mantenimiento a posteriori. Con pasar una mopa o escoba una vez a la semana será más que suficiente para que siga luciendo como el primer día. Si por un casual nos damos cuenta que el suelo tiene demasiado polvo, tampoco habrá problema en pasarle el aspirador las veces que estimemos necesarias.

Por otro lado, también posible que aparecen manchas en el suelo que acabamos de abrillantar. Aunque tampoco debe preocuparnos mucho por esto. Y es que también se puede fregar usando tan solo un cubo entero de agua mezclada con un poco de detergente neutro. Con usar lo que cabe en un pequeño tapón, será más que suficiente.

Productos para que el efecto abrillantador dure más tiempo

A partir de aquí, ya existen una amplia gama de productos  de limpieza distintos que aportarán efectos muy diversos. Es muy importante conocer muy bien qué tipo de suelo tenemos para después elegir el que mejor se adapte a las circunstancias de cada uno.

De una forma u otra, podéis estar seguro que si elegís cualquier tipo de abrillantando, todo vuestro suelo lucirá con un aspecto mucho más renovado y natural. Y encima, el proceso en sí no es muy costoso y el resultado final puede perdurar por un largo periodo de tiempo si después se realiza un mínimo mantenimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR